[rev_slider HomeSlider]

Paso de Misterio

Historia de la Hermandad de Monte-Sión

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

De las primitivas imágenes que conformaron el misterio de la Sagrada Oración en el Huerto de Nuestro Señor Jesucristo conocemos el concierto, localizado en el Archivo de Protocolos por el investigador Celestino López Martínez, realizado por la Hermandad de Monte-Sión el 10 de febrero de 1578 con el escultor manierista Jerónimo Hernández de Estrada para ejecutar cinco tallas. El Señor, el Ángel y los apóstoles Pedro Juan y Santiago “durmiendo con sus diferentes posturas al natural”.

”El día 10 de febrero de 1578, ante el escribano público de Sevilla Pedro de Villalta, comparecen Jerónimo Hernández, escultor de imaginería, vecino de Sevilla, en la collación de San Andrés, y el alcalde de la Cofradía y Hermandad de los Misterios Dolorosos del Rosario de Nuestra Señora y Santa Oración en el Huerto, licenciado García de Herrera, establecida en el convento de Monte-Sión de esta ciudad de Sevilla .Yo Jerónimo Hernández, por la presente me obligo a dar fechas acabadas en toda perfección y a la vista que los maestros que lo entiendan, de cinco figuras, para vestir del Señor Orando, de los tres apóstoles San Pedro, San Juan y Santiago. De la estatura de un hombre, descubiertos de pies y manos y de un Ángel con su cáliz, que todas la figuras han de estar entre peñas a manera de huerto y cada figura que se pueda quitar y poner, obligándose también de hacer el monte donde han de ir colocadas, el Señor en la parte más alta y los apóstoles en sus concavidades más baja. Una vez terminada la obra, me habréis de dar aquello que tasaren cuatro oficiales escultores que entiendan de arte, dos puesto por mí y otros dos nombrados por el licenciado García de Herrera, descontando de aquellos que tasaren diez ducados que recibo en este acto del dicho Licenciado. Yo, el Licenciado García de Herrera en nombre de dicha cofradía y Hermandad, acepto esta escritura y me obligo a pagar a Jerónimo Hernández lo que tasaren los cuatro oficiales escultores, descontando los diez ducados que entrego en este acto. En común acuerdan hacer todo cuanto por esta escritura se declara, sin pleito alguno y renunciando a cualquier ley de derechos por lo que el escribano público de Sevilla, Pedro de Villalta , doy fe firmando dicho otorgantes licenciado Gracia de Herrera y los testigos Miguel Jerónimo y Vasco de Perea.”

Durante este siglo XVI y hasta 1590. La cofradía sacaba cinco pasos de pasión, que representaban los cinco misterios dolorosos del Rosario, como así se pone de manifiesto en ese año al decidir suprimirse varios de ellos por su mal estado de conservación para permanecer sólo a la partir de esta fecha con el de la Oración en el Huerto: En diez y ocho días del mes de marzo de mil y quinientos e noventa años, el jurado Santofimia Riquelme y Cristóbal López, alcaldes de esta santa cofradía, estando juntos con otros algunos hermanos, como lo han de uso y costumbre en cabildo, acordaron que por cuanto no hay pasos decentes para sacar en la procesión de Nuestra Señora del Rosario este presente año, de los cinco misterios gloriosos acordaron salga el paso de la Oración del Huerto solamente…”

Durante los siglos XVI y XVII El paso de la Oración en el Huerto era el misterio central de la cofradía que titulaba encabezando los misterios dolorosos del Rosario. El paso era portado igualmente por el exterior de las andas por dieciséis hombres, contratados anualmente, y que vestían, al igual que los penitentes, con túnicas blancas y capirotes, lo que era una cláusula específica en su contratación. Las andas fueron donadas a la hermandad por Sebastián Román en fecha indeterminada, aunque consta que en 1599 realizó en ellas una serie de pinturas Martín de Cabrera, pintor. Así en las actas “Concierto de 16 hombres para que lleven el paso Jueves Santo 1596 años. En este cabildo se juntaron el jurado Rodrigo del Castillo y el Doctor Matías de Ayala, alcaldes, Luis de Luna, el jurado Martín de Santofimia, Gaspar Gómez Negrete, Andrés de Covarrubias fiscal, Gaspar de Cabrera, Pero Hernández, Cristóbal de Minaya, Juan Flores y otros muchos hermanos de esta santa cofradía y hermandad del Santísimo Rosario y Misterios Dolorosos de la Madre de Dios, en este cabildo se concertó con Gregorio Moreno, panadero en la Feria, que ha de dar diez y seis hombres para que lleven el paso de la Oración del Huerto el día del Jueves Santo que viene de este presente año de noventa y seis, todos con sus túnicas a su costa. Y por ello se le ha de dar a cuatro reales por cada hombre de los dichos diez y seis. Y si algunos faltaren por venir, la dicha cofradía los pueda coger y por lo que costare se le pueda quitar del dicho concierto y sea servida la dicha procesión, que en nombre de esta santa cofradía jurare que faltó algún hombre y se cogió para el dicho efecto. Y estos sesenta y cuatro reales y lo que montare se le han de pagar acabada de volver a Montesión la dicha procesión de disciplina. Y no firmó porque dijo que no sabía. Y lo firmó por él un testigo. Testigos, Juan Yáñez e Lorenzo Yáñez y Gaspar de Cabrera, escribano de esta santa cofradía. Matías de Ayala (rubricado) Marcos Hernández, escribano (rubricado)”

En 1652 siguiendo a D. José Gámez “… 328 reales entregados a Francisco Gaspar de Rivas en 1656 por el aderezo y arreglo de los pasos para la estación de penitencia y el mismo año, 143 reales entregados a un artista anónimo para la realización de un tunicela de tafetán morado para el ángel de la Oración en el Huerto, el ceñidor de la cintura y la realización de una cruz dorada del mismo.

En 1659 según Salvador Hernández que ha realizado un sobre el mayordomo saliente, Alonso de Comenar, hizo entrega al mayordomo entrante, Luís Manzano, de los bienes de la corporación. La lista de piezas ofrece interés no sólo para hacernos idea de su cuantía y calidad, sino también de su tipología y funcionalidad, permitiendo evocar tanto su utilización y finalidad en la estación de penitencia como en el adorno de la capilla.

…Y en cuanto al Señor de la Oración del Huerto, sólo se menciona la existencia de tres potencias de plata que ornaba su cabeza. Muy interesante, en cambio, es el dato referente al ángel confortador, “que se hizo nuevo de talla”, referencia que hace poner en cuestión la adscripción de esta escultura al taller quinientista de Jerónimo Hernández y refuerza su vinculación con la estilística del barroco pleno. La indumentaria del ángel la integraba dos vestiduras, “una de esterlín morado y otra de tafetán carmesí. Y diez y ocho varas de velillo de plata falsa”.

Paso de Nuestro Señor de la Oración en el Huerto en el Santo Entierro Grande de 1854. Reales Alcázares de Sevilla

Los apóstoles coetáneos se mantuvieron hasta bien entrado el siglo XX, a excepción de San Pedro que se perdió y fue reemplazado según En la Semana de 1864 en un artículo de D. José María Lobo Almazan que dice “La Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto y Nuestra Señora del Rosario, “en el presente año se verá imposibilitada de hacer estación con sus Sagrados Imágenes el Jueves Santo, porque no puede hacerlo sin llevar una nueva escultura de San Pedro, puesto que se utilizó en el año anterior la de pasta y escaso mérito que sustituyó a la primitiva, arrebatada de esta Ciudad durante la dominación francesa”.

De esta forma se expresaban tres componentes de la Mesa de Gobierno de la Hermandad del barrio de la calle Feria y concluían manifestando que, aun cuando el corto número de hermanos que había quedado en la Corporación –todos modestos- se proponían hacer un sacrificio, éste sería muy pequeño en importancia con respecto a todo lo que necesitaban; y suplicándole al Sr. Alcalde para que se dignara a facilitar el referido déficit en consideración a la Cofradía de la que se trataba, y que ellos describían como “una de las que atraen más concurrencia de forasteros, por el merecido renombre de que goza el asunto ejecutado con verdadera inspiración cristiana por el escultor Pedro Roldán y su hija, que se aumentará con la nueva efigie de San Pedro que está haciéndose en el taller del aventajado Maestre de la Academia de Bellas Artes D. Vicente L. Hernández”.

Litografía de M. Grima de 1885

Los tres apóstoles fueron restaurados en 1931 y desaparecieron en los desgraciados sucesos de 1936 y no fueron reemplazado y es en el Cabildo de 25 de agosto de 1948…El hermano Sr. Poll Carbonell presentó a la Junta la fotografía del boceto de los apóstoles para el paso del Señor que ha encargado por su cuenta la construcción a D. Antonio Castillo Lastrucci, se aprobó dicho boceto. El hermano D. Francisco Facundo se ofreció a donar las sayas y mantolines para dicho apóstoles. Así En el Cabildo de 9 de Enero de 1950 se dio a conocer el oficio recibido de la Secretaria de la Cámara y gobierno del Arzobispado dando su Emma. Rvd. Su aprobación a los tres apóstoles del misterio con fecha 11 de noviembre del pasado año y se acuerda hacer la bendición de los mismos el día 5 de marzo e invitar a nuestro Hermano Rvdo. Padre D. Javier Alert Solá para que efectué dicha ceremonia.

LAS ANDAS PROCESIONALES Y SU EVOLUCIÓN

Respecto al paso procesional hay que mencionar la existencia documentada de, al menos cinco andas.

1º.-Las primitivas con maniguetas para ser potradas desde el exterior por dieciséis hombres vestidos de túnicas blancas y capirotes, fueron donadas por Sebastián Román y en 1599 se les añadieron unas pinturas de Martín de Cabrera mencionada anteriormente

2º,- El 15 de Abril de 1668 se decidió suprimir este paso fueron encargadas al tallista Bernardo Simón de Pineda. El paso de la Oración del Huerto encargado a Simón de Pineda venía a sustituir al primitivo ejecutado por Jerónimo Roldán “…Y después de esto dijo Don Francisco Lobo Santaella que el paso del Santo Cristo Crucificado que se lleva en la estación, que es imperfecto, y que no es menester más que el paso de la Oración del Huerto, por ser el primero de los cinco misterios dolorosos del Rosario, y el paso de Nuestra Señora, y que así si les parecía se vendiese. A que determinaron los señores alcaldes y mandaron se venda. Y se da poder al dicho mayordomo Don Francisco Lobo Santaella para que disponga de él y el dinero entre y se le dé a Bernardo Simón, maestro de ensambladura, para ayuda de un paso que está haciendo de la Oración del Huerto. Y así lo acordaron los señores alcaldes…” especulándose que la parte escultórica podría ser de Pedro Roldán, habitual colaborador suyo en la producciones de la época y la pictórica y el dorado debidas a Juan Salvador. Los recursos no debieron tardar en llegar, pues el 1 de julio el maestro dorador y estofador Juan Salvador se comprometía a dorar estas andas de la Oración del Huerto, sin escatimar nada en cuanto al material, que sería de oro de la mejor calidad, con el que se acabaría el dorado de todo el conjunto, labor de la que parece ya se había hecho algo pero con escasa calidad, pues se habla de empezarla de nuevo. Igualmente este artífice se comprometía al encarnado de ocho serafines y de los dieciséis angelitos que sustentaba las cartelas en relieves del canasto, sin olvidar la policromía del monte del paso, todo en englobado en un precio de 7.000 reales pagaderos en cuatro plazos de mil reales cuando los pidiera, dos mil a fines de octubre de este año y otro tanto en 1676 y los dos mil que restaban al concluir la obra, o sea, en la tercera semana de la Cuaresma del mismo año”.

3º.-Prosesionará siglo y medio hasta que fueron renovadas en 1833 en otras de estilo neoclásico con casetones de talla enmarcada y pilastras, en las que se mantuvieron las ocho cartelas barrocas del paso anterior. En este paso llegó a figurar un “arco de entrada” al Huerto, desaparecido en 1866.

Así como sabemos por numerosos testimonios gráficos que se ornaba con una palmera en vez del olivo contemporáneo, en clara simbología al martirio de sangre del Redentor que devendría en triunfo pascual como ha estudiado el profesor González Isidoro. Así enIlustración Española y Americana. Año XV, nº 10. Madrid 5 de abril de 1871. “La Oración del Huerto, situada en su capilla propia de la iglesia de Monte-Sion, tiene dos pasos, el primero muy notable; en él, sobre peana tallada de gran trabajo y buen gusto, está figurado el Huerto donde se ve al Redentor arrodillado y orando; un ángel desciende sobre una palmera con un cáliz en una mano y una cruz en la otra, y al pie de un arco que figura la entrada del Huerto, se ven dormidos los apóstoles Juan y Santiago, bellísimas imágenes debidas al escultor sevillano Pedro Roldán, que hizo también la de San Pedro, que ha desaparecido: pero la más notables de todas es la del Salvador, por la expresión de inefable dulzura que hay en su semblante. La del ángel es muy bella también, pero no es de Roldán y aún se ignora quién la hizo…”.

Paso del Señor de la Oración en el Huerto tras la reforma realizada por la Sociedad Gil y Cía. sobre 1908. Como detalle, los nuevos evangelistas en las esquinas

El cabildo General de 10 de Noviembre de 1907 El hermano Mayor pone en conocimiento el objeto de este cabildo para dar cuenta de las gestiones realizadas por la Comisión para la reforma del dorado y de la restauración del Paso del Señor , la cual el que más confianza y responsabilidad y facilidad para la cuenta del paso tiene la Casa de Don José Gil y Compañía (aquí en este punto empieza lo que dará más adelante a la ruina y a la Gran Innovación del paso de la virgen del Rosario) con la cual habían firmado por duplicado y que textualmente y dicho acuerdo se firmó por unanimidad dice “La Sociedad que firma en esta con la razón social de José Gil y Compañía se obliga por el presente contrato a restaurar las andas e Imágenes de la Real e Ilustre Hermandad e Nuestro Padre Jesús de la oración en el Huerto y Nuestra Señora del Rosario, en la forma siguiente:

Variar las formas de las cuatro esquinas que hoy tiene dando les las formas de capilla, construyendo para las mismas cuatro esculturas de madera representando evangelistas, que serán encarnadas y estofadas.

Restaurar los medallones encarnándoles y estofándolos. Limpiar las imágenes y procurarles dos nuevos; estofar la nube y las astas del Ángel y variar las ménsulas.

Pintar el monte. Variar la parihuela quitándole las trabajaderas que tiene y poniéndoles nuevas en forma cómoda según indique el capataz que ha de sacar el paso.

Dorar cuatro candelabros de tres luces y cuatro ídem de cuatro, todos con oro fino y ponerles piezas nuevas.

Dorar dos penachos de metro y medio .Dorar seis de a metro dorar dos respiraderos de cuatro metros y medio. Dorar dos respiraderos de dos metros treinta centímetros. Dorar todo el canasto y ponerles piezas nuevas. Una funda de madera nueva.

Durante la construcción, autorizamos a todos los hermanos que lo deseen a inspeccionar los trabajos libremente siempre que su gestión no entorpezca la marcha regular y el buen orden de la ejecución. El oro que se emplee será fino garantizando esta su casa la inmejorable calidad.

El paso nos será entregado por la Hermandad en nuestros talleres, Conde de Ibarra 1, y una vez terminado se pasará aviso para recogerlo siendo de su cuenta estos dos traslados.

El canasto, candelabros, respiraderos e imágenes las entregaremos a la Hermandad en su capilla siendo esta conclusión de nuestra cuenta.

Todo debe quedar terminado para el uno de marzo de 1908.

Quedan ajustadas los ya detallados en la cantidad de cuatro mil pesetas que serán satisfecha en la forma siguiente. Dos mil pesetas en la primera quincena del mes de marzo de 1908.

Mil pesetas en el mes de Noviembre del mismo año y mil pesetas en el mes de marzo de 1909. Como responsable al pago en esta cantidad queda la Hermandad cualquiera que sea los que la dirijan entendiéndose que hasta la total extinción de la deuda quede el paso en poder de la hermandad únicamente en calidad de depósito y como arrendado con lo cual al faltar el pago de algunos de los plazos estipulados en el presente contrato podemos libremente traer el paso a nuestro poder, sin que por ningún concepto tengamos que devolver el todo importe de las cantidades que tengamos recibidas, pues estas se conceptuaran como precio del arrendamiento. Si hubiera necesidad de ello, será de cuenta de la hermandad por los gastos de abogado y procurador…

Se obliga personalmente D. Joaquín Rioja a responder por la Hermandad de la indicada suma de cuatro mil pesetas, como fiador de la misma, abonando él los plazos ya indicados en el caso de no hacerlo la dicha cofradía, sin que pueda demorarlo por ningún concepto…y para que conste y sea válido en todas sus partes, lo firmamos por duplicado en Sevilla a dos de noviembre de mil novecientos siete, hay una firma que dice José Gil y Compañía”

Paso del Señor de la Oración en el Huerto tras la reforma realizada por

la Sociedad Gil y Cía. en la primera década del siglo XX

Sobre esta primera parte del siglo XX hemos de destacar a D. Antonio Amians y Austria cordobés afincado en Sevilla que adquiriría cierto renombre en los círculos cofrade de la Sevilla, artista polifacético, era orfebre “cincelador” (llegó a ser platero llegó a ser platero de la Casa Rea) diseñador, director de talleres de bordado, asesor artístico de Hermandades, vestidor de vírgenes y “arreglista” de pasos. A este personaje se ha atribuido la y “voto de gracia” por arreglo y reforma del Misterio. A él se debe la colocación del Ángel en la delantera del paso.

En el artículo “Juan Manuel Rodríguez Ojeda y el patrimonio artístico desaparecido de la Hermandad de Monte-Sión” publicado en el Boletín de las Cofradías de Marzo de 2014 de D. Francisco Amores Martínez, refiriéndose al paso del Señor expone: “El paso de Cristo era el mismo que se había estrenado en 1876 y que fue reformado y dorado de nuevo en 1908, conservando las cartelas con los antiguos relieves barrocos. En el inventario de 1922 se menciona que el canasto contaba con cuatro hornacinas talladas en las esquinas donde están las figuras de madera de los cuatro Evangelistas, esculturas de D. Luis Guerrero, de regular factura algo barrocas. Debió ser en la citada modificación del año 1908 cuando se añadieron las imágenes de los evangelistas, alguna de las cuales puede verse con cierto detalle en postales de la época, desde luego siempre antes de 1914, pues aun aparece en ellas la antigua palmera que figuró en el paso hasta ese año. No parece que tales esculturas fuesen tan barrocas como señala el autor del inventario, si por ello se entiende un exceso de movimiento o teatralidad, más bien se observa en ellas un contenido clasicismo. En cuanto a su autor, hay que decir que con toda seguridad se trata del escultor Juan Luis Guerrero, discípulo de Joaquín Bilbao, que gozó de cierto prestigio en la Sevilla de comienzos del siglo XX. Se conocen diversos trabajos suyos para las hermandades sevillanas, algunos de ellos consistentes en la ornamentación de pasos, y en este sentido se deben a su gubia los ángeles del paso de Jesús Nazareno de la Cofradía del Silencio (1903), los que figuraron en el paso antiguo del Señor de la Sentencia (1910), las manos de la Virgen de la Victoria (1913), la restauración de las imágenes del misterio de la Sagrada Mortaja (1915) y la imagen de la Divina Pastora de la capilla de San José (1917), año este último en que el artista falleció prematuramente”.

Así en el Cabildo de 10 de Febrero de 1941 se acordó que el paso del Señor lleve este año el Olivo en vez de la palmera que hasta aquí ha lucido.

Paso del Señor de la Oración en el Huerto en la década

de los años 20 del pasado siglo. Ya no lleva palmera sino olivo

A estas andas se le han datado restauraciones en 1866, 1908 y 1931, y se perdieron lamentablemente, al igual que el apostolado en 1936.

4º.-Con posterioridad a la guerra civil Al quedar destruido las anteriores andas, en la guerra civil y durante los años 1937 nuestro Señor orando en el Huerto salió en las andas que nos prestó la Hiniesta y en el 1938 fue con las andas que nos cedió prestada la Hermandad del Santo Entierro en el paso de la Stma. Virgen de Villaviciosa.

Año 1937. Nuestro Padre Jesús de la Oración en el Huerto sin acompañamiento del

Ángel en el paso del Cristo de la Buena Muerte de la Hermandad de la Hiniesta

Paso de la Hermandad del Santo Entierro. Ya aparece con el Ángel y la túnica del

Gran Poder

Se estrenará un nuevo paso en la Semana Santa de 1941 que seguía las trazas rectilíneas del desaparecido, de estilo corintio, con casetones, llevando las maderas teñidas de oscuro.

Se estrenará un nuevo paso en la Semana Santa de 1941 que seguía las trazas rectilíneas del desaparecido, de estilo corintio, con casetones, llevando las maderas teñidas de oscuro.

En el Cabildo de 5 de Diciembre de 1942 se dio lectura por el contrario suscrito por esta hermandad con el dorador d. Francisco Ruíz Rodríguez (Currito el dorador) relativo al dorado de los respiraderos y candelabros del paso del Señor en la cantidad de veinticinco mil quinientas pesetas que fue por fin aprobado por la mesa. Cabildo de 29 de Junio de 1950 Se da a conocer los dibujos presentados del canasto del Señor presentado por los señores Castillo Lastrucci y Juan Pérez Calvo y se aprueba el dibujo de este último por 80.000 pesetas. Al hacerse el nuevo paso del Señor se estuvo en venta este último y es en el Cabildo de 11 de Enero de 1956 el mayordomo dio a conocer a la Junta el haberse llevado a cabo la venta del paso viejo del Señor a la Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Amparo de Badajoz en 32.500 pesetas.

Diciembre de 1942 se dio lectura por el contrario suscrito por esta hermandad con el dorador D. Francisco Ruíz Rodríguez relativo al dorado de los respiraderos y candelabros del paso del Señor

ASPECTO ACTUAL DEL PASO DE MISTERIO

En la actualidad este misterio procesiona en la Semana Santa sevillana sobre el hermoso paso de madera tallada y dorada. Contamos aquí como fue y se realizó. Así en el cabildo de 18 de Julio de 1954 El mayordomo tomó la decisión de encargar a los Señores Herrera y Feria la construcción del nuevo paso del Señor de acuerdo con el dibujo presentado por los mismos y que durante tres meses ha estado expuesto en la secretaria de la Hermandad, siendo de la complacencia de todos y en vista de que para que en la próxima Semana Santa se pueda estrenar terminado la talla, no se podía perder más tiempo en encargar dicha obra, habiéndole anticipado la suma de diez mil pesetas para la compra de madera y comprometiéndose a la entrega de cinco mil pesetas semanales sin perjuicios de otras entregas de mayor cantidad hasta el pago de doscientas mil presupuestada por los constructores.

1954. Contrato del nuevo paso en los talleres Herrera y Feria

En el Cabildo de 13 de Enero de 1955 Se acordó que al montar el nuevo paso del Señor variar la colocación de nuestras sagradas imágenes colocándose en primer término el Santo Ángel vuelto de espalda, el Cristo de cara en el centro del paso y detrás del mismo la palmera (¿olivo?) y los tres apóstoles rodeando la misma.

El 7 de abril de 1955 En los talleres de dorados de los señores de Herrera y Feria se ejecutan las nuevas andas para el misterio, de estilo barroco, líneas onduladas y llevando el adorno de las hojas de acanto de forma suelta. Intervinieron en la talla del canasto Manuel Guzmán Bejarano y en la de los respiraderos, en igual traza. Antonio Vega Sánchez y Antonio Martín Fernández. El escultor Luis Ortega Brú hizo las alas para el Ángel del misterio y la nube de sus pies. Va iluminado este paso por candelabros de guardabrisas. Los relieves han sido realizados por Francisco Buiza y figuran: Coronación de Espinas, Azotes y Columna. Calle Amargura y Calvario. Se ilumina con seis airosos candelabros de guardabrisas.

En el Cabildo de 20 de Abril de 1955 el mayordomo informa que no se pudo vender el paso viejo y la entrega mensualmente de cinco mil pesetas a Herrera y Feria y el fracaso de las papeletas de la rifa la Junta tuvo que acordar abrir una suscripción voluntaria mensual de aquellos hermanos que quieran cooperar a partir de este mes hasta la terminación del paso y que se coloque en un sitio visible en la Secretaria la relación de los donantes.

El paso de Cristo antes de 1986

Respecto a la restauración del paso es en el Cabildo General de 26 de Junio de 1985 Se aprobó una cuota extraordinaria y el Hermano Mayor D. Antonio Marín Carrero “Las causas que han motivado a la Junta de Gobierno a aplicar las cuotas extraordinarias a todos los hermanos y hermanas. En primer lugar nos dice que la Hermandad tiene que hacer frente a gastos extraordinarios. El paso del Señor se precisa restaurarlo el paso año… El Jueves Santo se tuvo la mala suerte que llovió, no habíamos previsto que fuera a llover y prueba de ello que saliera tres cofradías más a la calle. Seguidamente explica ampliamente lo sucedidos por la lluvia. Nos dice también el Hermano mayor que el paso del Señor hay que restaurarlo por completo…las primeras aportaciones para las restauraciones se hacen de fondo de la hermanos y Junta de Gobierno comprometido a pagar una cantidad por un año divididas bien pagos mensuales o trimestrales…” Así se aprobó una cuota de 4000 pesetas a todos los hermanos mayores de 18 años y los menores de 2000 pesetas en cuota recibos trimestrales de 1000 pesetas.

Se presupuestó para restaurar y dorar por completo el paso de la Señor orando en el Huerto en 4.800.000 pesetas por D. Manuel Calvo.

El presupuesto de Ricardo Rivera de los cuatro evangelistas del paso del Señor tallado en madera de cedro de 60 centímetros por un importe de 500.000 pesetas.

Al tallista D. Antonio Martín Fernández para labrar 4 capillas donde irían colocados los evangelistas en el paso del Señor 400.000 pesetas.

El batihoja D. Manuel Fernández Sánchez por batir 45 panes de 10 gramos de oro cada uno en 24 quilates cuyo importe fue de 1.620.000 pesetas.

Estas andas fueron doradas de nuevo en 1986 por Manuel Calvo Camacho, añadiéndoseles este año cuatro edículos en las esquinas tallados por Antonio Martín Fernández que albergan sendos evangelistas obra de Ricardo Rivera.

Paso actual sin dorar. 1986

En este año 1995 se repasó y restauro el paso del Señor Orando en el Huerto por Ángel Feria, bordado de broches y cenefas perimetrales de los faldones delanteros del paso del Señor por los Sucesores de Esperanza Elena Caro Bordados.

Paso actual. 2013

Volver a arriba