[rev_slider HomeSlider]

Los Apóstoles: Pedro, Juan y Santiago

Historia de la Hermandad de Monte-Sión


El misterio de la Oración en el Huerto recoge el momento de la Pasión que se cita en los Evangelios de San Mateo, 26, 40-46; San Marcos, 14 37-42 y San Lucas,
22, 45-46, y que narran el momento en el que el Señor se encuentra orando en Getsemaní mientras Pedro, Juan y Santiago duermen.

Apostolado 1

“Oración en el Huerto de Getsemani”.1544. Tintoretto, Jacopo Comin

En el siglo XVI la Hermandad de Monte-Sión, debió ser de gran auge y esplendor a juzgar por los dispendios y gastos que hizo, pues se edifica la Capilla y altares, y a la vez contrata la construcción del Misterio completo de la Oración el Huerto (Según el catedrático Bernárdez Ballesteros exponía que era el primer misterio procesional de la Semana Santa de Sevilla según constan documentalmente, lo que pone a esta Hermandad como pionera e innovadora en los pasos de misterios), con el mejor imaginero que existía en esa fecha, quedando demostrado que no reparaban los cofrades en lo que pudieran costar las cosas sino en que estas fueran de calidad. Según protocolo notarial, el 10 de febrero de 1578 se contrató por medio del licenciado García de Herrera, alcalde de dicha Hermandad y el escultor Jerónimo Hernández el misterio de la Oración en el Huerto. En dicho documento el escultor tenía la obligación de: “… dar hechas y acabadas en toda perfección y a vista de maestros que lo entiendan, cinco figuras que son tres apóstoles: San Pedro, San Juan y Santiago, durmiendo con sus diferentes posturas al natural. Las cuales han de tener y ser de estatura de un hombre, y que se divisen muy bien, y un Cristo asimismo juntamente de bulto, orando con el Ángel y con su cáliz, que son por todas cinco figuras. Las cuales han de estar en un peñasco a manera de huerto, el Cristo en su parte más alta y los apóstoles en sus concavidades más bajas, y cada figura ha de estar por sí redondas que se puedan quitar y poner y verse por todas partes, las cuales han de ser de cedro sus rostros, pies y manos de las dichas figuras, y las cabezas de muy buena pasta y lienzo nuevo por detrás, y embetunado, y los cuerpos sobre sus armaduras de maderas, que estén muy fuertes y acabados, vestidos de lienzo nuevo toda la obra dicha y que hagan muy lindo ropaje”.

Apostolado 2

Es curioso que el San Pedro sacara un puñal de plata, así las actas del 16 de Septiembre de 1730, se determinó que al no haber nadie que pagara la hechura del cuchillo que saca San Pedro, y que la cofradía no tenía tal pieza de orfebrería, se acordó que el cuchillo se hiciera con la plata de las arañas.

En 1855, el Escultor Vicente Hernández Couquet, ejecuta las imágenes del apóstol de San Pedro para el grupo en el misterio de la Oración en el Huerto aunque (y en pasta de madera que en el 1864 este mismo autor la realiza en madera) porque según la tradición fue robada con la invasión francesa. Pero Bermejo lo aclara “Las imágenes que saca en procesión de Semana Santa son del célebre Pedro Roldan, y de lo mejor que este autor hizo (…) y continua con (…) ha causado la pérdida de la efigie de San Pedro: reemplazándola una de pasta, de ningún mérito; en cuyo hecho se deja ver la importancia y valor que tendría cuando de este modo excitó el deseo de poseerla, en la actualidad se ha colocado otra de bastante mérito”.

Félix González de León en su Historia de las Cofradías de 1852 cita sobre la autoría de los apóstoles lo: “En un arco figura la entrada del Huerto, están al pie dormidos los tres apóstoles, Pedro, Juan y Santiago, bellísimas imágenes de la mano de Pedro Roldán; escultor sevillano; (menos el San Pedro que se perdió).”

El 25 de Abril de 1875 se presentó el proyecto del paso de la Virgen y se nombró una comisión que presentara dibujos y con su presupuesto y que estudiara también el bordado de los vestidos de los apóstoles aprovechando la oferta de las señoras bordadoras Doña Elisa Rivera que efectúan todos los bordados de siempre, que lo realizará gratuitamente dichos vestidos de los apóstoles y la hermandad paga los materiales. Se le agradeció por este gesto.

Las tres imágenes de los apóstoles fueron destruidas la tarde del 18 de julio de
1936 cuando fue asaltada la Capilla de Monte-Sión, siendo ésta una de las Cofradías más castigadas por las revueltas republicanas del momento, ya que los
revolucionarios sacaron todos los enseres que encontraron a la plaza, prendiéndoles
fuego.

Apostolado 3

En el Cabildo de 12 de Abril de 1947 el Sr. Facundo Ginés se ofrece costear la construcción de los tres apóstoles para el paso del Señor obligándose con el Hermano Mayor y el Mayordomo se encarguen de llevar a efecto las gestiones necesarias sobre los artistas.

En el Cabildo de 26 de abril de 1947 se dan a conocer varios presupuestos sobre la construcción de los tres apóstoles acordándose en un principio se encargue de ellos D. Antonio Castillo Lastrucci, el que presentará boceto de los mismos y se acuerde en que Facundo Ginés visite al Sr. Lastrucci y ultimen la contratación de los mismos.

El 25 de agosto de 1948 el hermano Sr. Poll Carbonell presentó a la Junta la fotografía del boceto de los apóstoles para el paso del Señor que ha encargado por su cuenta la construcción a D. Antonio Castillo Lastrucci, se aprobó dicho boceto. El hermano D. Francisco Facundo se ofreció a donar las sayas y mantolines para dichos apóstoles.

En el Cabildo de 9 de Enero de 1950 se dio a conocer el oficio recibido de la Secretaria de la Cámara y gobierno del Arzobispado dando su Exma. Rvd. su aprobación a los tres apóstoles del misterio con fecha 11 de noviembre del pasado año y se acuerda hacer la bendición de los mismos el día 5 de marzo e invitar a nuestro Hermano Rvdo. Padre D. Javier Alert Solá para que efectué dicha ceremonia.

El imaginero D. Antonio Castillo Lastrucci llegaba a la mitad de la centuria del siglo XX con un prestigio adquirido desde la década de los años veinte. La teatralidad escénica conseguida en los misterios sevillanos como el de Jesús ante Anás, Presentación al Pueblo de San Benito, Sentencia o Esperanza de Triana, le sirvió para hacerse un nombre en la imaginería no sólo en la capital hispalense, sino a lo largo y ancho de toda la geografía española. De entre los más diversos encargos contratados, en 18 de marzo 1930 en el cabildo dice.” El mayordomo da cuentas de que la imagen del Señor se había formado un cuerpo el escultor Sr. Castillo sin que se le hubiera tocado en nada de fisonomía escultura únicamente que estaba montada en candelero y ahora se le habría construido un cuerpo y que esta obra sería abonada entre nuestro Hermano Mayor y la Hermandad”. Ósea ya había trabajado para la Hermandad de Monte-Sión restaurando el Señor, al cual le dota de un cuerpo nuevo articulado que

venía a sustituir el antiguo de candelero, siendo más tarde cuando ejecutara la talla de los tres apóstoles durmientes.

“En Sevilla reunidos de una parte el Señor Don Ramón Pol Carbonell y de otra Don Antonio Castillo Lastrucci, escultor, domiciliado en calle San Vicente nº 52, convienen los siguiente:
Don Ramón Pol Carbonell, encarga al señor Castillo Lastrucci, las Imágenes de los tres Apóstoles del paso de la Oración del Huerto, más el monte y la colocación del
Señor; las esculturas serán, talladas en madera y policromadas, para vestir. En el precio de VEINTE MIL PESETAS, que entrega en este acto.
Las imágenes y la colocación estarán terminadas para el mes de Septiembre
de 1948.
Y para que conste firmamos el presente por duplicado y a un solo efecto el día
22 de Noviembre de 1947, Ramón Pol (rubricado)”.

Apostolado 4
Apostolado 5
Apostolado 6

Las tres tallas fueron donadas a la Hermandad por el mencionado señor Poll, pocesionando por primera vez el Jueves Santo de 1950. Por este motivo la imagen de San Pedro lleva grabado en su brazo izquierdo la siguiente inscripción: “Estas tres imágenes de los apóstoles, son donadas para la Hermandad de Monte-Sión por Don Ramón Poll”.

Apostolado 7

Después de seis décadas procesionando en la Semana Santa sevillana sigue llamando la atención el apostolado del misterio de Monte-Sión. Con el pasar de los años las tres tallas han sido restauradas en varias ocasiones, siendo la primera por Francisco Buiza, seguida de Ricardo Rivera en 1986 y por último en el año 2000 por Juan Manuel Miñarro.

Apostolado 8


Volver a arriba